¿Dónde invertir en 2021? | Mejores inversiones para el 2021

¿Debemos redirigir el rumbo de nuestras inversiones con la entrada del nuevo año? ¿De qué valores deberemos alejarnos, y a cuáles acercarnos? ¿Han cambiado las expectativas de inversión con respecto al año pasado?

A la hora de responder estas preguntas, debemos tener claro que la situación desde mi punto de vista no ha mejorado mucho con la aparición de las nuevas vacunas. Los principales motivos son que dichas vacunas están hechas deprisa y corriendo, y seguramente a medida que vayan siendo empleadas iremos descubriendo efectos secundarios que igual no son agradables, además de la nueva cepa que se originó en Reino Unido y que ya se ha ido esparciendo por diversos países. Estos dos motivos principalmente me hacen pensar que, aunque la situación actual es bastante mejor que en abril de 2020 (aunque sea por el mero hecho de que estamos más cerca del fin), aún nos falta mucho para superar toda esta situación.

Sectores geográficos

Habiendo dejado esto claro, nos fijaremos primero en cuáles han sido las zonas geográficas más beneficiadas y en las más perjudicadas para empezar a acotar una estrategia de inversión para este periodo que empieza. Las bolsas con mejores rentabilidades han sido la de China, la de Tokio y la de Estados Unidos, ordenadas por rentabilidad, y por otro lado, las peores bolsas del mundo las encontramos en Europa, con la bolsa española a la cabeza.

Esto ya nos deja bastante claro donde podemos encontrar buenas rentabilidades, y donde podemos ver como nuestro dinero mengua poco a poco. Sin embargo, además de esta división geográfica, podemos hacer una división sectorial, ya que en Europa no todo apesta y en Estados Unidos no es todo maravilloso, aunque se vaya a sacar una mayor rentabilidad en esta última por el mismo tipo de inversión.

Mejores sectores de actividad

Desde mi punto de vista, los sectores que mejor se comportarán a lo largo del tiempo serán los sectores tecnológicos de nuevo, ya que la pandemia nos ha hecho adaptarnos a un nuevo estilo de vida que nos hará emplear cada vez más herramientas digitales haciendo que dicho sector siga creciendo (además debemos pensar que se trata de un sector que ya de por sí siempre está en constante crecimiento y rentabilidades positivas casi año tras año). Otro de los sectores que se verán muy beneficiados será el sector energético, por esa necesidad de lograr esa “nueva normalidad” de la que tantísimo se ha hablado; y dentro de este sector energético encontramos más concretamente el de las energías renovables ya que unen en un solo sector tanto la energía como la tecnología, además de que se trata de un campo muy poco explorado para todo el potencial que tiene.

Peores sectores de actividad

Por otro lado tenemos aquellos sectores que desde mi punto de vista deberemos evitar prácticamente a toda costa (salvo que se presente una muy buena oportunidad de compra). Dichos sectores desde mi punto de vista son el del turismo y los bancos.

En el caso del turismo me parece que por temas muy obvios no atraviesa su mejor momento. El caso de los bancos es, desde mi punto de vista, algo no tan temporal sino más bien algo estructural. Puede parecer que el sector bancario tenga potencial alcista, sin embargo no se trata de una ilusión cortoplacista, y en el largo plazo los bancos se reducirán hasta extinguirse. Este es el principal motivo por el que estamos viendo las fusiones de los últimos tiempos (Caixabank-Bankia, Unicaja-Liberbank), lo único que pretenden es mejorar sus rentabilidades viendo como año tras año estas se van reduciendo.

Esto es debido a un sector cada vez más regulado (haciendo que se puedan obtener menos ingresos de su actividad normal), acompañado de una situación actual, y que se prevé además que va a durar, de unos tipos de interés por debajo de 0, haciendo que el beneficio del sector se vea todavía más mermado. (Debemos aclarar que esto solo afecta a la banca comercial, no a la banca de inversión).

Renta fija

Otra de las buenas alternativas que nos ofrecerá el mercado es la deuda soberana de países emergentes. Con unos tipos de interés bastante aceptables y unas políticas monetarias que pretenden estimular las economías de dichos países, el riesgo es relativamente bajo. Dichos bonos suponen una gran herramienta para equilibrar nuestra cartera, y no estar 100% expuestos a renta variable.

Conclusiones

Debemos aclarar que en la vida no todo es blanco o negro y con esto quiero decir que no debemos dejar de mirar todo el mercado, ya que la situación que vivimos podría cambiar drásticamente mañana y con esto las expectativas de los inversores (sobre todo los institucionales, que son los que más dinero mueven) sobre el mercado. Hará falta una gestión activa de nuestra cartera, para aprovechar al máximo posible todas las oportunidades de inversión que se nos presenten, y esto podría pasar por vender un título de nuestra cartera con muy buenas expectativas iniciales que en la práctica no se ha desarrollado del todo bien, por uno con no tan buen potencial a priori, pero que luego ha tenido un mejor desempeño.

Nota: esto es un artículo de opinión y en ningún momento se trata de una recomendación de inversión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s